lunes, 27 de febrero de 2012

Quan la nit mata el dia

La guerra civil española dicen que fue la última gran guerra romántica porque primaron los ideales a los intereses económicos o estratégicos. Una guerra en la que inquisidores con sotana y uniforme acallan cualquier intento de libertad de expresión, que enfrenta a familiares y amigos solo por el lugar donde son reclutados ¿puede tener otro calificativo que no sea barbarie?.

De la post guerra es de la que parte esta novela: Quan la nit mata el dia.

Esa guerra no dio concesiones. Y los odios reventaron como granos de pus ensuciando todo lo que tocaban. Como una peste medioeva marcó casas, familias y personas para proceder a una expurgación sin precedentes, aunque luego los nazis se empeñaran en querer no solo copiar sino empeorar.

Se asesinó sin piedad y sin razón solo por el uso del poder. Se violó y torturó y se vendieron recién nacidos como mercancía expuesta en encantes.

Y no solo durante la guerra sino incluso después. Incluso mucho, mucho después. Convulsa post guerra que parece no acabar nunca, aún hoy alguien como el juez Garzón puede pagar caro meter la nariz en según que fosas cavadas hace décadas y es que el hedor a podrido que emanan castiga la pituitaria, golpea el raciocinio y puede acabar por despertar conciencias y soltar lenguas que no fueron comidas por los gatos y cuyas confesiones alcanzaría a muchos vivos.

De ahí que más simpatía y solidaridad nos despierte Gloria Mateu que Carlos Iribar.
Gloria sigue defendiendo su condición gentilicia, catalana de Figueres, y el derecho a pensar, expresarse y a vivir sin cadenas de yugo y flechas. Y de ahí que nos cueste tanto entender como Carlos no puede comprender lo que las Glorias sufrieron.

Agustí Vehí es el autor de Quan la nit mata el dia, es doctor en historia y subinspector de la guardia urbana en Figueres por lo que reúne aptitudes para narrar una historia creíble aunando los conocimientos de las tres condiciones: ubicación temporal, geográfica y procedimiento. Y lo consigue. Nos cuenta una historia estremecedora por el sufrimiento callado en tantas gargantas y nos la cuenta entrecruzándola con la investigación policial de un asesinato que tanto podría ser ritual como vengativo.

Carlos Iribar es un inspector de policía que ejerce en Figueres, ciudad catalana, mal que le pese a sus compañeros de comisaría, unos personajes con tantas luces como para acertar en menos de dos intentos cual zapato es el izquierdo y cual el derecho. El derecho es el suyo, faltaría más, es con el que se patea el culo a los separatistas, catalanistas, rojos y masones que son todos tal para cual. Hasta los zurdos de nacimiento padecen el rechazo por tal condición.

Carlos Iribar es universitario y al estilo de revolucionario de salón rechaza los métodos y maneras de sus compañeros pero lo sufre en silencio. Es filósofo de pensamiento pero no de obra. No se plantea si puede hacer algo para cambiar las cosas, aunque las condene en su fuero interno. Pero ¿a donde conduce esa dicotomía? Pues en el mejor de los casos a una ulcera y en el peor a una esquizofrenia.

Pero confiamos en que acabe dando un paso adelante, ¡al frente no!

En esta Figueres ampurdanesa un destacado miembro de la falange es asesinado. Los aspectos de orden patrio que envuelven al cadáver pesan lo suficiente como para forzar que las pesquisas no sean tan policiales como políticas. Carlos debe elegir entre el deber a su cargo y la obediencia debida y el dolor de cabeza es lo mínimo que se puede padecer. Suerte que para eso está la tramontana, ese viento que barre las hojas e intenta barrer también, sin conseguirlo, las malas conciencias; pero en el intento se lleva migrañas, nubarrones y deja un cielo azul donde las caras lucen al sol.

Agustí Vehí escribe de maravilla y ha sabido darle a los dos idiomas, catalán y castellano, en que está escrita la novela el tono adecuado según quien lo utliza. Y el rigor con el que emplea el lenguaje cuando se refiere al tono oficial es impagable.

Tengo pendiente preparar garbanzos a la catalana como los prepara Gloria, en cuanto lo haga se lo explico.

Vean en este enlace una interesante entrevista con el autor.

jueves, 23 de febrero de 2012

El Mentalista

Esta serie televisiva siempre empieza con un disclaimer en off para no generar adeptos capaces de constituir secta y demandar a la cadena (todo muy americano):

“Mentalista. Sustantivo. Se dice de quien utiliza la agudeza mental, la hipnosis y/o la sugestión. Manipulador magistral de la mente y el comportamiento”

Patrick Jane es un mentalista de éxito al que un despiadado asesino, que firma John el Rojo, le mata a su mujer y a su hija. Capturarlo y torturarlo hasta la muerte es el aliciente que le impele a seguir adelante, no sin pasar sus momentos de naufragio como todo ser con sentimientos. El que tenga claro que cogerlo no significará entregarlo sino todo lo contrario supone que sea de los pocos que dicen lo que muchos callan.

John el Rojo no solo es depredador sino que ahora también es presa y su omnisciente presencia alcanza incluso a los títulos de todos los episodios que aparecen impregnados con la palabra rojo o cualquiera de sus acepciones: carmesí, escarlata, carmín; o una palabra que se asocie con rapidez al color: rosas, fresas, sangre, fuego, rubí.

Patrick Jane entiende que trabajar para la policía puede ayudar a resolver delitos y que esta asociación le puede acercar a su objetivo por lo que cambia sesiones espiritistas a particulares ricos y actuaciones en escenarios de ilusión y candilejas por la realidad de la calle y la luz de las farolas con sus nuevos compañeros del Departamento de Investigación de Crímenes de California, con base en Sacramento, lo que constituye la base argumental de la serie.

Patrick no es un vidente, no es un médium, y por haberlo representado en múltiples ocasiones tiene muy claro que nadie lo es ni puede serlo, aunque a veces lo siga simulando para facilitarle libertad de movimientos en la investigación.

Es un observador acostumbrado a trabajar con el lenguaje no verbal, con un entrenado método de asociación y deducción que ayudándose de técnicas hipnóticas y de sugestión consigue resultados sorprendentes que para los no iniciados pueden tener su punto inexplicable. Pero no hay poder sobrenatural en el. Es un prestidigitador mental. Es un mentalista.

De la serie destaca que el protagonista no es policía ni detective, solo un asesor. También se nota la devoción que sienten los guionistas por el personaje principal que chupa cámara como protagonista absoluto; la ambigüedad con la que tratan la relación que mantiene con su partenaire femenina y lo poco trabajados que resultan los secundarios excepto en sus interacciones, aunque, como siempre, la sucesión de temporadas suaviza inevitablemente esta superficialidad.

En general hay muy poca complicidad entre los dos protagonistas principales, a diferencia de otras series. Prácticamente ni gestos de complicidad ni muestras de cariño, ni insinuaciones sugerentes ni directas ni de ninguna clase. La cara de ella, la jefe del Departamento, Teresa Lisbon, es siempre un poema, verla sonreír es una aparición y verla reír tiene que ser espectacular ¡la alegría de la huerta vamos!, a diferencia del rostro de Patrick: sonrisa floja permanente en rostro clarito enmarcado por rubios rizos angelicales ¡el yerno perfecto!.


El resto del equipo de detectives lo conforman: Grace Van Pelt, la novata, que parece recién salida de un internado de señoritas con el mundo por descubrir, Wayne Rigsby un niño grande que solo piensa en comer y Kendall Cho, hierático y lector voraz que cubre el cupo étnico,  .

Para ir conociendo algo más de cada uno de los protagonistas tenemos que ir desgranando vaina a vaina de guisante que van cayendo del cielo cada pocos episodios. No sabemos nada de donde vive nadie, solo que Patrick tiene su casa ausente y suele dormir, es un decir pues desde el suceso padece insomnio crónico, en un sofá de piel que hay en la comisaría (presencia muy conveniente para la serie pero para nada habitual en una comisaría), ni tampoco sus gustos culinarios, musicales o literarios. Aunque suele tomar te y vestir prácticamente igual en todos los capítulos. También sabemos que le gusta conducir deprisa y que su vehículo es un Citröen DS ( modelo conocido como tiburón) ¡toda una reliquia de museo!



Patrick toma el control de cualquier investigación aunque Lisbon se resista, sin poner mucho empeño todo hay que decirlo, y con una mirada o un gesto, decide y actúa como si estuviera al mando y con el saldo de resolución de casos claramente a su favor nadie le discute le nada. Como asesor no está sujeto al protocolo del cuerpo de policía, tópicamente amordazado por criterios políticos, y antepone su sinceridad al decir lo que piensa a la sumisión del convencionalismo social. De hecho podría ir de Llanero Solitario y obtendría el mismo resultado pero la serie acabaría aburriendo.

Su comportamiento resulta extravagante por espontáneo a los ojos de desconocidos aunque tampoco es que sus compañeros le tengan bien tomada la medida, y su pose es siempre de inocentón buenorro que no ha roto un plato en su vida o de niño travieso que disfruta de las cosas más simples. Solo hay algo capaz de enturbiar este idílico estado y es cuando por alguna razón la sombra de John el Rojo está presente.

En ese momento su rostro se endurece, su mirada se agudiza, su cuerpo se envara y todos sus sentidos sobrepasan las escalas de medición en una alerta centrada en captar cualquier atisbo de pista que le permita atrapar a su Némesis. Y si no hay donde rascar suele caer en una profunda depresión que lo encierra en si mismo hecho un ovillo sobre su sofá.
Los episodios resultan entretenidos aunque en general son demasiado ligeros para tomárselos en serio. Muy poca investigación policial, poco seguimiento de pistas, poca interacción forense, poca ciencia y mucha intuición... Jugamos a observar y deducir y es divertido aunque tengamos la desventaja de no poder tomarle el pulso al interrogado e interpretar sus alteraciones como indicio de verdad o mentira.

Es solo un paréntesis amable. Es un pastelito de nata frente al cocido de vísceras y menudillos del CSI.

Van por la 4ª temporada y al parecer hay contrato para 7, por lo que si les gusta tienen donde agarrarse.

Más datos sobre esta serie los encontrarán aquí http://www.formulatv.com/series/el-mentalista/

jueves, 16 de febrero de 2012

El códice purpúreo

Una cosa clara El códice purpúreo ni es novela histórica de moda con secta reveladora del destino de la humanidad ni es una novela negra con criminal a descubrir. Es un fresco del siglo IV que en lugar de ser pintado o reproducido con teselas ha elegido, para presentarse, la forma de libro.

Empecé su lectura en diciembre y tuve que dejar de leerlo porque dolía. Su ortografía, su gramática, perfectamente dispuesta para ser entendida desde el razonamiento cognitivo lo está también para ser interpretada desde la emoción y el sentimiento y ahí es donde duele.

El haber leído sobre asesinatos espeluznantes y macabros, nos ha generado una coraza pero no nos convierte en invulnerables y si una simple piedrecilla puede fragmentar un gran cristal, bastan unas frases de palabras bien escogidas para que su sentido cale hasta lo más hondo. Y duela.

¿Cómo se puede estar preparado ante la muerte de la inocencia?

De ninguna manera. Nunca.

Herminia Luque Ortiz, la autora, escribe en su blog Novela Negra con Lunares sobre sus lecturas, sobre sus opiniones, sus gustos y sus inquietudes, y lo hace muy bien pero nada de eso es comparable a cuando escribe un texto largo que es cuando lo hace mejor.

Hagan el experimento de leer alguno de los párrafos en voz alta y grabarse. Luego con los ojos cerrados oigan su propia grabación y si atienden al sonido notarán que no oyen una narración sino que están escuchando música.

Es el fruto al gran esfuerzo realizado por la autora para adoptar el lenguaje de la época que, apoyándose en el uso de sonoros epítetos, ha hecho posible esa riqueza lingüística tan musical.

La acción transcurre en el siglo IV y si no supieramos que la tinta aún mancha creeríamos que es de entonces y todo se debe a un cuidadísimo trabajo hecho con mimo para que no notemos ningún fallo en el raccord y nos encontremos perfectamente cómodos y en ambiente. Y si aún subrayara este sería uno de esos libros que solo quedan sin rallar los saltos de línea.

 El Códice Purpúreo, es un clásico de hoy, es un análisis del presente desde el pasado, es una crítica desnuda al egoísmo, a la vanidad, a la ira, al pensamiento obsceno del poderoso por su posición, al nepotismo, a la prevaricación y al fundamentalismo, se ampare en la religión que se ampare. Hay párrafos que no solo aguantan una segunda lectura sino que la piden a gritos para mostrar el trasfondo de su sentido.

La autora, Herminia, es tan camaleónica que ha sido capaz de encarnarse en cada uno de los personajes que con sus epístolas nos van ofreciendo pinceladas para que el retrato de la tragedia de Ávita se complete; y sabemos que lo ha conseguido porque en cada carta oímos la voz que consuela, agradece y reconforta, y oímos también la voz soterrada que pide, se queja, desprecia y envidia.

Obra de la artista israelí Avita Flit. Sensibilidad a flor de piel.
El nombre es pura coincidencia. La imagen es adecuada.
¿Por qué ha de morir Ávita? ¿Acaso sobra bondad como para permitirnos desecharla gratuitamente? Su desaparición duele. Aunque no la hayamos tratado en persona, aunque no nos hayamos reflejado en su límpida mirada, aunque no hayamos bailado al son de su risa, aunque no hayamos llorado sus lagrimas.

No lo duden, magnífica novela.

viernes, 10 de febrero de 2012

Películas de Cine Negro subgénero Timadores

Pocos caeríamos hoy víctimas del timo de la estampita, clara influencia de estar en el siglo XXI en sociedad evolucionada, pero eso no quiere decir que incluso los más escépticos o más listos estemos a salvo de ser víctimas de un timo. Sobre todo cuanto más elaborado sea el montaje que lo sustenta.

La honestidad se mueve, en su entorno habitual, sin recelo, sin sospecha, sin estar en guardia. No pensamos en hacer daño, no sospechamos que nos lo vayan a hacer, no nos creemos en peligro.

Por ejemplo actuaremos normalmente con un familiar o un amigo que nos cuente una historia por inverosímil que pueda parecer, desconfiaremos un poco si nos lo cuenta alguien que resulta un amigo de un amigo y que acabamos de conocer, pero aún seguros bajo el paraguas del entorno y nos pondremos en guardia si es un desconocido que nos aborda en la calle o un bar y finalmente huiremos a la mínima oportunidad si el desconocido nos aborda en un país extranjero donde estamos de vacaciones y no digamos si es de noche en un lugar solitario.

Es decir, juegan dos factores: conocimiento de la persona y conocimiento del lugar. Sensación de alerta a nivel cero cuando ambos son 100 y que se va elevando a medida que los otros descienden.

De aquí que un buen timador lo primero que necesita es ganarse la confianza del primo y para eso debe conocerlo. Saber que piensa, que desea, como actúa y como se comporta. Y así paso a paso ir resquebrajando la protectora barrera que la supervivencia ha levantado alrededor, hasta que el resquicio le permita el asalto final.

Brillante ejercicio de aplicación de mecanismos psicológicos en los que el enemigo se disfraza de amigo para identificar los puntos débiles a nivel emotivo, los mecanismos de defensa que los protegen y descubrir que palancas pulsar para desactivarlos. Finta y ataque como en el esgrima. Como en el ajedrez.

El cine negro tiene subgéneros y películas que hacen de la manipulación su argumento las hay de muchos tipos, pero pocas son las que se apoyen exclusivamente en el desafío psicológico entre la figura del timador y la del primo.

A continuación relaciono, por orden de antiguedad, algunas con total garantía de denominación de origen que no pueden dejar de ver bajo ningún concepto si son amantes del mundo interrobang:

1987
Casa de juegos (House of games)
David Mamet
Joe Mantegna, Lindsay Crouse, Mike Nussmaum
Una psiquiatra siente interés profesional por lo que motiva al timador y por ayudar a un paciente va más allá de la ética permitida. Un punto de inflexión en el género.




1990
Los timadores (The grifters)
Stephen Frears
Anjelica Huston, John Cusak, Annette Bening...
Novela de Jim Thompson adaptada por Donald E. Westlake. ¿Necesitan saber más?. Película dura y negra donde salvar la piel es el mejor botín y en donde la confianza se cotiza muy cara.







1998
La trama (The Spanish Prisoner)
David Mamet
Ben Gazzara, Steve Martin, Felicity Huffman...
Obra maestra. Con un tempo narrativo calculado al nanosegundo para no dejar de sorprender e impedir que el espectador pueda plantearse donde se está metiendo. Sorpresa trás sorpresa, tensión in crescendo.



2000
Nueve reinas

Fabián Bielinsky
Ricardo Darín, Gastón Pauls, Leticia Brédice...
Un alarde de destreza contrareloj de timadores de medio pelo en pos del gran golpe, en donde la capacidad de improvisar puede ser determinante. Amable, divertida e ingeniosa.







2003
Incautos

Miguel Bardem
Federico Luppi, Victoria Abril, Ernesto Alterio...
La vida es la escuela del timo donde algunos quieren sacar matrícula de honor aunque para ello tengan que recurrir a todas sus malas artes que estas si están bien aprendidas.






2003
Shade: juego de asesinos (Shade)
Damian Nieman
Gabriel Byrne, Melanie Griffith, Jamie Foxx
Cuidado con quien te la juegas: no solo puedes perder el dinero sino la vida o como mínimo un riñón.




Y si acaban con hambre hay más aunque incidan en otra vis: El golpe, La trampa, The game, Los impostores, Plan oculto, El soplón, Ocean’s eleven, Las seductoras... pero ¡ojo! no les den gato por liebre. Sería un timo.

domingo, 5 de febrero de 2012

Cortometraje cine negro, noir, nuá

Los films de cine negro, basadas en novela negra, se ven en pantalla grande y negra. Son largometrajes.

Los directores que los firman, los actores que los interpretan, y todo el equipo que los hace posible, antes de estrenar a lo grande han trabajado y estudiado mucho y en la sombra.

Han trabajado en cortometrajes, que como su nombre indica es igual que una película pero más corta, sin tiempo a palomitas. Mucho más corta. A igual distancia de un micro relato a una novela.

Ahora que en Barcelona lo negro está de fiesta, lo noir, lo nuá, no podemos olvidar a los que algún día nos entretendrán en sala grande y por eso y hasta que lleguen a la gran pantalla les agradecemos su trabajo de la mejor manera que se nos ocurre que es divulgándolo, aunque sea en pantalla chica.

En la red hemos encontrado esta joyita: El detective nuá. Disfrútenla, son solo poco más de dos minutos pero intensos.

video

miércoles, 1 de febrero de 2012

Poirot, Las Manos Mágicas y Shade

Desde pequeño siempre he asociado la magia a la novela de detectives y viceversa.

En este post anterior ya apuntaba similitudes objetivas entre estas dos disciplinas.

Pero las hay también subjetivas y se refieren a aquel verano en que coincidí leyendo “El misterio del Tren Azul” de Agatha Christie:  "Cuando pasó junto a un farol del alumbrado público, la luz iluminó un mechón de espesos cabellos blancos".

Y viendo en la tele de blanco y negro los programas de “Las Manos Mágicas” ¡inolvidable cancioncilla!

"Las manos mágicas le dirán,
la forma de aprender,
bonitos trucos que de magia son,
el resto depende de usted".
Ambos géneros quedaron en aquel entonces inevitablemente unidos en mi subconsciente y cuando en alguna manifestación artística se produce un cross over de ambos no puedo resistirme a su atracción.

Si bien es cierto que ha sido la prestidigitación la que más ha copado la audiencia por sus famosas representaciones en películas de timos y casinos, no hay que confundirla con la magia.

La prestidigitación es la manifestación aséptica de una trampa, es un habilidoso juego de manos ejecutado en perfecta sincronía y rapidez que practica un tahúr y para nada puede ser considerado un juego de magia, en donde el mago ofrece una ilusión.

Pero para los efectos de este blog, la bandera interrobang hermana sin buscar tres pies al gato (negro) y sin pretender herir sensibilidades a nadie.

Y para muestra este fragmento de "Los cuatro grandes" de Agatha Christie:

“Terminé por convencerme de que la vanidad de Poirot era tan inquebrantable que aguantaría cualquiera de mis intentos de ataque. Le recordé que en más de una ocasión los triunfos del juego habían estado en las manos de nuestros enemigos; pero como era de suponer resultó improbo el asalto a sus defensas del entusiasmo con que Poirot esgrimía sus artes.

- Mire querido Hastings, es igual que ese truco que realizan los prestidigitadores con los naipes. Lo recordará seguramente. Se cogen los cuatro ases y se reparten por distintas partes de la baraja. Se mezclan las cartas y se corta el mazo y pese a la imposibilidad del acto al final los cuatro ases aparecen de nuevo juntos. Este es mi métier, déjeme que los consiga reunir, como a los cuatro ases de la baraja, y entonces con un solo coup acabaré con todos a la vez.”

Este corte de la película Shade viene al pelo para ilustrar la respuesta de Poirot.

video

La película Shade es de las que el timo es el leit motiv. En las que la fortuna baila un agarrado con el trilero, el fullero, el prestamista, el primo y el gangster, al compás de la música de los disparos y el gorgoteo de las gargantas de los moribundos. Recomendable película. Magia e Interrobang: el principio de una gran amistad.