domingo, 19 de noviembre de 2017

La ciudad blanca de Karolina Ramqvist

Un relato de novela negra
desde el otro lado del espejo.
El frío al norte del continente europeo es tan intenso y ocupa tantas horas y tantos días que es normal que los caracteres de sus habitantes se vean afectados de igual manera, incluso en sus rasgos más íntimos.

El frío recluye a las personas en sus casas e inhibe sus emociones y si encima ha habido una pérdida en la familia es muy fácil abandonarse física y emocionalmente. La desolación como otra forma de vida.

Karin está en esa fase del duelo en que, de no ser por su hija Dream, el abandono alcanzaría cotas de difícil retorno.

Pero Dream, que apenas gatea, la necesita para vivir y Karin se deja parasitar por ella. Por eso sigue viva.

Los recuerdos de una vida mejor, de un cuerpo más joven, de una risa sin par solo sirven para acentuar las penurias actuales, para iluminar las estrías y las venitas de un cuerpo aun recuperándose del parto y para reflejar en el espejo un rictus que ya nunca llegará ni tan solo a sonrisa.

Solo una visita inesperadamente esperada a su domicilio tiene la facultad de transmutarlo todo. Es la cerilla que enciende la mecha. Es la luz al fnal del tunel. Es la vida donde antes hubo muerte.

Algo, una idea, una necesidad, se abre paso en la mente de Karin. Tal vez aún tenga alguna posibilidad.

El tratamiento tan íntimo que se le dedica a los cuerpos y mentes de Karin y de Dream, casi microscópico, convierte a los lectores en voyeurs inesperados con ganas de implicarse y de ayudar; deseos inútiles ya que en todo momento estamos al otro lado del espejo y ni nos ven ni nos oyen.

Karolina Ramqvist
La ciudad blanca escrita por alguien anglosajón sería un domestic thriller del montón.

Escrita por Karolina Ramqvist se convierte en un thriller inquietantemente agorafóbico, con una tensión que te hace temer siempre lo peor y que no da tregua ni siquiera al llegar al punto final donde la inquietud no hace más que acentuarse.

Solo 188 páginas. No se necesitan más si se sabe escribir. No se necesitan más para contar una buena y tremenda historia. Léanla y no se preocupen si sufren durante la lectura. Es normal.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

La sonrisa de las iguanas de Pablo Sebastiá Tirado

Y cuando ve aparecer la sonrisa
bajo el casco sabe que algo malo
va a suceder.
La sonrisa de las iguanas no es una novela negra al uso, de hecho es una comedia de humor negro por lo que con el género negro solo comparte el apellido.

Claro que si la novela contiene sarcástica crítica social a la política económica de recortes, al cohecho de un alto cargo público, a la desidia en las funciones de dirección de un ente público, a la homofobia de alto nivel y además se añaden robos, ataques físicos, un intento de asesinato y un asesinato consumado sí que se la podría etiquetar de género.

Las iguanas, animales con parientes ancestrales entre saurios sumamente peligrosos, parecen sonreír pero eso nos las convierte en dóciles ni simpáticas sino en todo lo contrario y cuando más se acentúa ese rictus en apariencia amistoso más hay que temerlas y más hay que alejarse del radio de acción de su cola y sus afilados dientes.

A Dospalabras los antidisturbios le recuerdan a las iguanas. Y cuando ve aparecer la sonrisa bajo el casco sabe que algo malo va a suceder y que no conviene estar cerca.

La sonrisa de las iguanas es una alocada, y nunca mejor dicho, comedia de intenso humor negro que se desarrolla en las instalaciones del Instituto Mental Europeo, en Barcelona, y que tiene a sus pacientes, su personal sanitario, su personal médico, su personal directivo y de rebote a políticos, activistas antisistema, policías antidisturbios, periodistas y medios de comunicación como protagonistas principales de una trama que se va enredando a medida que coge velocidad y cuyo desenlace pone a cada cual en su sitio; sea cual sea éste y si es que hay alguno donde ponerse.

Pablo Sebastiá Tirado
Pablo Sebastiá Tirado, es un autor de novela negra que en esta ocasión la ha querido tratar desde otra perspectiva, relajando los cánones del género, dejando subyacente el delito en beneficio de las circunstancias que lo inducen y la repercusión que tienen, eso sí desde un punto de vista absolutamente delirante.

Si han leído a Tom Sharpe y les ha gustado, La sonrisa de las iguanas les encantará. Y si no conocen a Sharpe hagan un dos por uno con Pablo Sebastiá Tirado y dejen que las comisuras de los labios se alarguen hasta el infinito y más allá.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Mi nombre era Eileen de Otessa Moshfegh

Una muestra de realismo rural
embrutecido hasta el negro.
Estamos ante una novela de realismo sucio y rural estadounidense, ese movimiento que narra las formas, generalmente miserables, de vida que experimentan personas solitarias o en convivencia con familiares problemáticos, alcohólicos o enfermos, en medios rurales donde no hay otra vida social que no sea el emborracharse en el bar y procurar que nada acabe en violación o aún peor.

La violencia estalla como el trueno de una tormenta y tal como viene se va; la novela no tiene buenos ni malos sino seres vivos a cual más despreciable si cabe aunque no se les pueda achacar toda la culpa: el entorno lo condiciona.

La vida en esos villorrios suele ser no dura sino lo siguiente y por tanto los instintos primarios de supervivencia y el deseo de superar las pobres expectativas escritas antes de nacer condicionan de tal modo la realidad del día a día que decir que la vida es negra es quedarse corto.

La novela, tiene de novela negra, su punto de manipulación, su femme fatale e incluso su crimen pero no parece que sea la finalidad de la novela sino más una consecuencia de su evolución, siempre lineal y siempre hacia delante, y una exteriorización de frustraciones que desembocan en un momento de borrachera de poder que, para quien no lo ha tenido nunca, nubla cualquier razonamiento y el subidón permite asomar el descerebrado que todo ser lleva dentro con acciones a juego.

Estamos ante una novela muy conseguida a nivel vivencial; su apego a la realidad la hace ser minuciosa en la descripción de los personajes, en la de la ambientación doméstica y profesional, en la conformación del entorno y del modo de vestir y de comportarse, en el modo de hablar y de relacionarse.

En Mi nombre era Eileen la trama desgrana la sórdida vida de Eileen que trabaja de administrativa en un correccional, que fantasea con encontrar el hombre de su vida, que acarrea con un padre alcohólico, cuya madre ha fallecido lo que le permite vestir su ropa y su calzado y que sueña con desaparecer del pueblo y renacer en New York.

Otessa Moshfegh
La incorporación de una psicóloga en el centro correctivo tiene la virtud de activar estímulos en Eileen que la inclinan hacia el lado oscuro.

Otessa Moshfegh nos ofrece una muy buena novela, densa y asfixiante. Una muestra de realismo rural embrutecido hasta el negro. Lectura desasosegante que busca conectar con la parte oscura que a todo lector de género se le supone que lleva a dentro poniendo a prueba la capacidad para aceptar y relacionarse con esos lugareños.

lunes, 6 de noviembre de 2017

El castillo de Saint-Chartier de Ivo Fornesa

El hedonismo se instala en
la novela policiaca.
Es una de esas novelas pensadas para entretener, con una trama intrigante y bien estructurada y un enfoque bucólico y pastoril sobre lo bien que se vive en un pueblo, claro que solo cuando se tiene dinero para hacerlo, bien como privilegiado rentista bien comiéndote unos ahorros pensados para tal fin y no como pueblerino nacido y criado en el villorrio y teniendo que criar animales o cuidar huertos para vender producto y sobrevivir. Haga frío o calor las granjas y los campos no cuelgan nunca el cartel de festivo ni de vacaciones.

La idiosincrasia de los habitantes de la comarca, de sus tiendas y cafés y casas de comidas resulta tan placentero y agradable, aunque con sus peculiares rencillas, que más que en Francia se diría que la trama se desarrolla en la Inglaterra de primeros de siglo XX bajo la mirada atenta de Agatha Christie.

El castillo de Saint-Chartier data del siglo VII y está siendo restaurado, sin reparar en gastos, por su flamante propietario Carlos Shennan, un millonario argentino con un desarrollado gusto por la historia y el arte.

El día fijado para que el castillo abra sus puertas y muestre su rostro remozado con una gran fiesta y muchos invitados se comete un asesinato que trunca los actos previstos e instala un sentimiento de pesar y de sospecha del que Laurent de Rodergues, el forastero que acaba de instalarse en el pueblo, se hace anfitrión; lo que le exige investigar el crimen para demostrar su inocencia en un papel de detective aficionado que no se le da nada mal.

Ivo Fornesa, el autor de El castillo de Saint-Chartier
Ivo Fornesa elige un modelo de desarrollo argumental que recuerda afectuosamente al empleado en la edad de oro de la novela policiaca británica sin olvidar la lista de dramatis personae al principio y dedicar un capítulo a cada sospechoso.

El lenguaje es educado y respetuoso y se diría que hay mucho de él, de lo que piensa, de lo que sabe y de lo que ha vivido, en esta novela; no en vano es el actual propietario del castillo de Saint-Chartier donde transcurre la acción y también tiene familia asiática, personal de servicio y atesora eclécticas colecciones de objetos diversos en sus dependencias igual como lo descrito en la novela, aparte de tener una biografía de aventura que ya quisieran para sí muchos personajes imaginarios de cualificados thrillers.

Leer la novela deja el sabor y el aroma del pan recién horneado en piedra con leña mientras se corta queso para que se vaya derritiendo sobre las rebanadas y se degusta el vino decantado previsoramente un rato antes. Hedonismo para que te quiero!

Una novela pues para ser degustada sin prisas. Sin otra pretensión que pasar un rato satisfactorio y vaya si lo consigue: Vive la France!

miércoles, 1 de noviembre de 2017

El soborno de John Grisham

Un thriller de autor.
Hace muchos años leía a John Grisham, soportando pullas ¿lees best-sellers? ¿por qué? me entretiene respondía yo más por educación que por justificación. En efecto me gustarme sumergirme en su lectura absorbente, me emocionaba la lucha desequilibrada del bien contra el mal y me entretenían sus vericuetos legales para sacar adelante los casos judiciales. Era la versión 2.0 del Perry Mason de Erle Stanley Gardner publicado por Molino e interpretado en blanco y negro por Raymond Burr.

Después de bastante tiempo, he vuelto a leer un libro de John Grisham, El soborno, movido por la curiosidad de en qué andaba ahora este autor y veo que sigue igual.

John Grisham se mantiene fiel a su universo y por tanto fiel a sus lectores.

Los que se acerquen a El Soborno se encontrarán con un thriller de autor.

Ritmo rápido, descripciones las justas, personajes maniqueos y por sus actos los conoceréis, diálogos que van al grano, documentación exhaustiva y un dominio de los protocolos de investigación policiales y del FBI y de las prácticas judiciales para arropar un argumento que despliega asesinatos, perjurio, corrupción, blanqueo de dinero y prevaricación.

Lacy Stultz y Hugo Hatch son dos abogados e investigadores de la Comisión de Conducta Judicial (CCJ) que recogen denuncias de malas praxis de jueces y dictaminan, previa recolección de pruebas, si procede o no elevarlas como acusación formal.

Por eso cuando Ramsey Mix, un abogado, les comunica que tiene información sobre una conducta judicial dolosa y que está dispuesto a firmar una demanda formal acuden a su encuentro para recabar información y datos que les permitan abrir un expediente. Lo que no suponen es que la investigación no es sobre una persona sino sobre toda una banda de delincuentes.

John Grisham un autor
fiel a su universo y a sus lectores
La trama transcurre en Florida, en tierra Tappacola, una tribu de indios Semínolas, que regentan casinos en zona con reconocimiento federal lo que convierte dicha zona en una nación en sí misma al dictado de sus propias leyes.

Territorio vedado para investigadores y policías ajenos a la tribu excepto si media delito federal.

John Grisham estructura el argumento de forma académica y las tres partes, introducción, nudo y desenlace están claramente diferenciadas. Del mismo modo que se muestra inflexible en dejar constancia de sus principios morales destacando el rechazo a la pena de muerte y la exaltación de la integridad.

Un thriller de autor con sus virtudes y defectos y una novela que una vez empezada te obliga a llegar hasta el final.

domingo, 29 de octubre de 2017

Los crímenes de la Academia de Louis Bayard

Edgar Allan Poe involucrado en
una investigación de asesinato.
En otoño de 1830 la Academia Militar de los Estados Unidos conocida coloquialmente como West Point está en entredicho: los valedores de su existencia ven como los detractores, los que quieren abolirla, ganan terreno al contar con la inesperada ayuda del Presidente de la nación.

Cualquier sonido desafinado puede precipitar los acontecimientos y cualquier ruido puede suponer la desaparición, de ahí que cuando aparece un cadete colgando de un árbol y luego su cadáver resulta profanado, los mandos de la institución deciden contratar a Gus Landor, un ex-detective de la policía neoyorkina que ahora reside, retirado, cerca de la Academia, para que lleve a cabo una investigación intramuros discreta y eficaz.

Gus elige a un cadete, que no es otro que un joven Edgar Allan Poe, para que sea sus ojos y sus oídos allí donde él, por su condición de civil, no tiene acceso.

Y la investigación adquiere un lirismo curioso al realizarse al alimón entre dos almas con fuerte personalidad, atormentadas y solitarias.

Los crímenes de la Academia es una novela policíaca de gran calado que reinterpreta las líneas maestras del género para aprovechar al máximo sus posibilidades y no duda en saltarse alguna.

El resultado es una obra muy inteligente, muy original y muy intrigante que sorprende más allá del final: cuando el lector ya no espera más sorpresas.

Louis Bayard
Louis Bayard el autor, novelista de notorio recorrido periodístico, ofrece un brillante trabajo al relatar los hechos a modo de diario de Gus Landor al que intercala memorándums correspondientes a las investigaciones y opiniones de Edgar Allan Poe y lo hace imitando la particular forma florida y onírica de escribir del maestro del misterio.

El resultado es una lectura que sorprende y maravilla a la vez que requiere de atención, adecuar el estilo narrativo a la época puede suponer un esfuerzo adicional de atención para no perder detalle y disfrutar del registro de cada voz.

La combinación de hechos históricos, los pertenecientes a la biografía de Edgar Allan Poe, con unos hechos ficticios que bien podrían ser verídicos, y más propios de la imaginación del padre de la novela policiaca, por su aspecto oscuro y macabro, logran un equilibrio fascinante.

Una novela que va creciendo hasta agigantarse. Para disfrutarla en cada párrafo. Incluido el del acertijo:

RO
HA A
O VEN T
EN V

¿Se atreven a descifrarlo?

domingo, 22 de octubre de 2017

Un pequeño favor de Darcey Bell

Hacer "Un pequeño favor"
conlleva una gran responsabilidad
Tener secretos significa no contarlos nunca. Si se cuentan ya no es un secreto y quien ahora lo conoce lo atesora como un capital a largo plazo, una inversión de la que, en algún momento, esperará cobrar su rentabilidad.

Todos tenemos secretos. Y que todos deberíamos tenerlos ocultos es algo que tanto Stephanie como Emily aprenden pronto.

Stephanie es una Mami blogger que escribe en su blog lo que quiere que sus seguidoras lean y oculta todo aquello que pudiera distorsionar la imagen que se ha creado. Es una Capitana mamá porqué vive para y por su hijo  pendiente de todo, sufriendo por todo y cuando consigue una Amiga mamá, su aspiración casi enfermiza, su vida tiene otro eje sobre el que girar.

Su nueva amiga es Emily, una mujer que parece tenerlo todo en la vida y que resulta ser además la madre del mejor amigo de su hijo. La relación entre ellas es armoniosa y cada vez más cercana hasta que un día todo cambia.

Lo malo sucede el día en el que Emily le ha pedido que recoja su hijo ya que llegará tarde del trabajo, el tarde se convierte en muy tarde y al final desesperadamente tarde y cuando no contesta ni a llamadas ni a mensajes la sospecha que tal vez no vuelva nunca más se torna tangible.

Es el momento en que la vida de color de rosa y las autocomplacencias se vuelven suspicacias teñidas de gris.

Darcey Bell
Darcey Bell incursiona en el mundo literario con un domestic thriller, un puro ejemplo del chick noir, una novela en la que los protagonistas pueden ser cualesquiera de nosotros o de nuestros conocidos y aunque por el argumento encontrará rápida complicidad con las lectoras tendrá también conexión con los lectores.

En la novela, escrita con la afabilidad con la que se escribe en un blog, la autora aúna las voces de Stephanie como blogger, empleando la técnica del narrador no fiable y clavando el empalagoso redactado, y las de, otra vez Stephanie como narradora directa, Emily y Sean, esposo  de ésta, que aportan los otros puntos de vista para conocer la historia en sus 360 grados.

La autora conforma un argumento maquinado a partir de la premisa premio y castigo; así alterna a discreción revelaciones que coinciden con lo esperado por los lectores con otras que aún, mereciéndolas más, no las concede en un juego perversamente manipulador de giros y requiebros que van dando interés al asunto desembocando en un final en el que cada cual deberá cerrar sus ventanas.

La novela, de lectura liviana, es un claro ejemplo de condescendencia positiva que empatizará con los lectores. Hacer un pequeño favor a un conocido es algo que todos hacemos casi a diario pero después de leer esta novela nos lo pensaremos dos veces.


domingo, 15 de octubre de 2017

Marvin el detective de Berardi y Milazzo

Marvin el detective tiene una
nariz que sangra por nada; de ahí
que le moleste enormemente que
se la golpeen.
Marvin era un actor de cine mudo especializado en películas del Oeste que seguramente la aparición del cine sonoro, y otras preferencias del público, han desplazado del plató perfectamente delimitado de los estudios cinematográficos donde se vive la ficción para arrojarlo al plató abierto que es la vida real donde se vive sin guión ni posibilidad de repetir tomas.

Hoy Marvin es un detective privado que malvive como buenamente puede ¿hay acaso algún detective privado que no lo haga? (malvivir me refiero) y que sigue moviéndose entre las gentes del cine como si estuviera en su casa, ya que su mundo es el del celuloide.

De ahí que el caso que se presenta en este cómic tenga relación con actores y actrices. Marvin debe investigar la desaparición de una joven aspirante a actriz; nada extraño en Los Ángeles donde cada día llegan jóvenes de lugares que casi no existen en los mapas dispuestas a hacer lo que sea para triunfar en Hollywood, la gran fábrica de sueños donde pocos se cumplen y acaban haciendo solo lo que sea para mantenerse en el lugar por si pueden tomar algún tren.

Sueños rotos antes de despertarse. Ilusiones de niña en cuerpos de mujer mancillados por la soberbia de quienes están acostumbrados a usar y tirar porqué en Hollywood abundan los carroñeros, los que envilecen el poder y los que manejan las luces iluminando a su antojo.

Marvin es un detective honrado que por saber con qué dientes muerde la vida empatiza con los que arrastran marcas de mordiscos y de ahí que a pesar de saber que el caso que lo emplea no es para enriquecerse y que se va a volver más que peligroso a medida que avance no piensa abandonar.

Giancarlo Berardi escribe un guión brillante de aparente sencillez para narrar una aventura de las de antes de cuando Chandler, Hammet y compañía asentaban los principios de la novela negra. La subtitula El Caso de Marion Colman como si fuera el inicio de casos de una serie que lamentablemente no ha tenido continuidad.

Da cancha a la figura del detective privado que compensa con su verborrea cínica su falta de físico y de pegada y que no puede esconder ni su sensibilidad ni su humanidad. Con su propio código moral y su particular manera de administrar justicia.

Un guión perfectamente ajustado a los clásicos, un homenaje al cine negro. Con suspense, final sorpresivo y donde las artes de todo detective que se precie salen a relucir.

Marvin el detective, página 17 de
El caso de Marion Colman
Ivo Milazzo dibuja con plumilla con trazo desmañado cuya discontinuidad procura arrugas en la ropa y  movimiento fugaz en el gesto y lo hace empleando línea delgada dejando amplios espacios en blanco en cada viñeta y demostrando conocer el dominio del claro oscuro al trabajar solo con blanco y negro, sin grises: solo empleados en una evocación fílmica. Remarcable es también su facilidad para cambiar de secuencia y de escenario sin que la línea espacio temporal, alterna tiempo presente y pasado con un preciso empleo de flash-back, donde sucede la parte dramática se vea alterada.

Bajo su aparente simplicidad encontramos una verdadera delicatesen que hay que saborear como se merece.


domingo, 8 de octubre de 2017

Miserere de Manuel Sosa

Novela negra de las de 8 por docena.
Hay novelas que relatan hechos, otras que describen ambientes y personajes, incluso las hay que se atreven a interpretar sentimientos pero hablar, lo que se dice hablar muy pocas novelas hablan.

Y Miserere habla. Sus personajes hablan desde su interior, lo hacen sus emociones y sobre todo su dolor, sus miserias, su egoísmo, su soberbia y su codicia; habla su alma, si es que existe y si no ¿quién habla entonces?

Horacio Misericordia es un juez al que la vida no le ha sonreído ni de pequeño y él, claro, no le sonríe ni a la vida ni a nadie, ni a sí mismo. Él y no otro es el causante de sus desgracias y su autocompasión lo es de su autodestrucción.

El cadáver hallado de una joven, muerta por sobredosis, hace remover ese sentimiento de pérdida que le lleva a buscar en cada rostro el de su hija desaparecida hace años; una búsqueda que persigue un reencuentro como única opción redentora y que hasta ahora ha acabado en nada o en el fondo de una botella vacía, de ahí que haga de este caso su némesis para saldar cuentas con su inconsistencia como hijo, como hermano, como esposo y sobre todo y ante todo como padre.

Justicia retributiva se le llama a eso.

Hay policías que quieren cerrar el caso con rapidez: es solo un suicidio, uno más; hay políticos que no quieren interferencias en su posicionamiento para ser elegidos presidente, hay traficantes, hay sicarios, hay corrupción y especulación. Hay ese halo pecaminoso que enturbia la realidad y que permite amoldarla al gusto de los deseos de los pudientes.

Manuel Sosa
Y hay un juez, Misericordia, dispuesto a quemarse en el mismísimo infierno con tal de llegar hasta el final del caso.

Manuel Sosa ha escrito una novela negra densa, intensa y de una oscuridad que hay que cortar con navaja si se quiere que pase la luz y la ha escrito con una calidad tan remarcable como inusual. Tan distinta que habría que tenerla en un estante aparte.

Acaricia la prosa de modo que cada palabra se ajusta con mimo al contexto; parecería presuntuoso pero no se engañen, solo es respeto por el trabajo bien hecho. Una muy particular forma de narrar que requiere que el lector ponga de su parte lo que no la hace adecuada a todos los públicos.

Regala imágenes que congelan el tiempo:

“Al otro lado quedan los alógenos, los funcionarios sin saludo, el pasillo angosto de falsos tabiques. La respuesta que da el polvo es descolgarse por la oscuridad y alcanzar la mañana filtrada en las persianas. Lo ahuyenta el caminar de Misericordia evitando archivos y carpetas en la moqueta del despacho 17 de los Juzgados de Instrucción de la Plaza de Castilla.”

Pocas veces me verán recomendar con tanto entusiasmo: estamos ante una novela, Miserere, de premio(s) y un autor, Manuel Sosa, que en nada sonará con fuerza en todos los eventos negros.

La edición a cargo de Esdrújula está tan cuidada como la cubierta, un diseño de PerroRaro, esa navaja al cuello: ajustada pero sin apretar que a su vez hace juego con el contenido de las 379 páginas que saben a poco.

Corran a leerla.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Ya no quedan junglas adonde regresar de Carlos Augusto Casas

Lúcida lección sobre como nos
tomamos la vida y la muerte.
Los jueves Mateo Acuña Galvez de 72 años, piloto de líneas aéreas comerciales y Olga Chilikov de 23 años, modelo internacional de pasarela y cuerpo de portadas de revista tienen cita para comer. Su encuentro semanal que dura una hora y donde combaten las insuficiencias de la realidad.

Cenicientas que saben que al despedirse el hechizo va a desaparecer y van a volver a ser calabazas.

Su breve encuentro es un rayo de sol en sus vidas, sobre todo para la de Mateo Acuña, Teo el Gentleman para sus conocidos en el bar donde el tiempo lo va consumiendo, por eso cuando se ve obligado a renunciar a ese mágico momento semanal por el asesinato de Olga, se reencarna en un nuevo ser que toma el control de su decrepito cuerpo y le infunde unas ganas de venganza que le empujan hacia adelante aunque sea para meterse en un callejón sin salida.

En ese camino habrá que cruzar puentes y sortear obstáculos como son la inspectora Inés Iborra, el subinspector Puertas, El Tigre, Herodes, cuatro abogados, guardaespaldas y Turón, alguien con quien debes rezar para que no te tenga jamás como enemigo y si así fuera para que no te atrape con vida.

Carlos Augusto Casas
Carlos Augusto Casas compone una novela negra de la calle y solo recorre a estereotipos y tópicos para determinados perfiles, lo que acentúa el contraste y consigue encandilar con unos personajes, a cual más sorprendente por su bien retratado carisma, y con una evolución dramática de la trama que combina generosamente con humor y suspense.

Sus personajes son personas y les aplica tratamiento de seres humanos y ese acercamiento a sus intimidades y sus problemas es lo que caracteriza esta ficción que se resuelve con satisfactoria maestría.

Ya no quedan junglas adonde regresar es una lúcida lección sobre cómo nos tomamos la vida y la muerte, sobre como la ilusión puede vencer la realidad si esta es adversa y de cómo a veces la justicia no es devolver el caos al orden sino aprender a vivir con él y sacarle partido. Si ya no quedan junglas adonde regresar habrá que aprender a vivir en sociedad.

Una novela negra de esas que debe figurar si o si en cualquier lista de recomendaciones que sea de fiar y que además se debe leer, sino ¿cómo van a disfrutarla?

Y hablando de recomendaciones, esta lo fue por parte de Miguel Ángel el librero de SomNegra, a quien agradezco su acierto. Fue comprada el día de la inauguración de la librería SomNegra en Barcelona. Doble buen motivo para el recuerdo.

La inspectora Inés Iborra, la atípica policía de esta atípica novela negra que tiene una particular relación con su marido a lo largo de toda la trama, le reprocha muchas cosas, entre ellas que le arrebatara su música. Contribuiremos a que pueda seguir escuchándola. Considérenla la banda sonora de su lectura:


Everything But The Girl – When All’s Well

En el momento de escribir esta reseña se comunica que su autor la presentará en SomNegra este viernes 6 de octubre a las 19:30. Buena ocasión para escucharle y pedirle una dedicatoria.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Cardinal serie TV

'Cardinal' cuando el frío conserva
el cadáver
John Cardinal detective de homicidios de Toronto, regresa a Algonquìn, cerca de Ontario, donde el hielo y la nieve son tan habituales como consecuentes su frío y su sensación de soledad.

Cardinal es una serie con una doble trama lineal, la primera la investigación que lleva a cabo John Cardinal de un más que probable asesino en serie: se ha localizado el cuerpo congelado de una niña de un caso que en su día se cerró en falso al considerar una huida voluntaria; y la segunda un caso de corrupción cuyo sospechoso es el mismo John Cardinal y cuya investigación, encubierta, la lleva su compañera.

Los protagonistas principales Billy Campbell (como John Cardinal) y Karine Vanasse (como Lise Delome) son sobrios, como demanda el argumento que para nada busca el sensacionalismo y si ceñirse a mostrar unos actos y relatar unos hechos que por sí solos ya demuestran que la violencia y la maldad no precisan de luces para mostrarse en toda su crudeza.

Las investigaciones se ven arropadas por los dramas familiares de la pareja de investigadores y por sus recelos a la hora de trabajar juntos aunque sea por motivos dispares que tenderán a confluir hacia una aclaración imprescindible para establecer su credibilidad.

Una miniserie de 6 episodios, suficientes para desarrollar una historia coherente y consecuente y para evitar dispersar la atención con episodios de relleno que fatigan y no enriquecen. Suficientes para mostrar que cuando se parte de un buen texto, muy malo se ha de ser para estropear el previsible resultado.

Una serie que no da tregua ya que tanto la investigación de los asesinatos como la de la trama de corrupción consigue que no haya respiro para el espectador. Si a eso le sumamos un guión de tensión bien dosificada y que trata a los televidentes como personas adultas e inteligentes no se puede por menos que certificar que se está ante un producto bien hecho y de calidad.

La serie es una adaptación de la novela “Cuarenta formas de decir dolor” (Forty Words for Sorrow) del escritor canadiense Giles Blunt, y que debería estar disponible en librerías.

Habrá segunda y tercera temporada, en la 2ª se adaptará Black Fly Season (tercera novela de la serie de John Cardinal) y en la 3ª “By the time you read this” y “Crime Machine” (cuarta y quinta de la serie respectivamente).


domingo, 24 de septiembre de 2017

Género de violencia de David Orange

Asco y vergüenza y terror en las
víctimas.
Género de violencia es una novela que se anuncia como inspirada en hechos reales.

Es desesperante y asqueroso pensar que lo que en ella se cuenta esté inspirado en hechos reales, ya que la magnitud de depravación es de tal nivel que pensar que en nuestra cotidianeidad nos cruzamos por la calle con especímenes, que no personas, tan psicópatas como las descritas es como para encerrarse en casa y vivir de servicios a domicilio.

Silvia Folch es la inspectora de policía que tiene a su cargo la investigación de la desaparición de unas jóvenes, perfil chicas de 16 años, que se van sucediendo sin que se tenga noticia alguna, descartado pues secuestro convencional, hasta que un cadáver aparece.

Su identificación es difícil habida cuenta de lo destrozado y mancillado, desgarrado y profanado que está el cuerpo pero se obtiene confirmación de que es el de una de las desaparecidas. ¿Cómo puede alguien que se llame persona hacerle a otra persona lo que le ha hecho? ¿Y las otras chicas? ¿Han seguido el mismo destino?

La desaparición, el secuestro, ahora es un asesinato. A partir de aquí todo se acelera y quien secuestra y quien persigue parecen emprender una veloz carrera donde todo vale y el que pierde paga. La apuesta es la vida.

La novela ofrece diversas historias cruzadas que van a ir confluyendo, no sin cierta ayuda, hasta llegar a un final absolutamente catártico que permite liberar toda la tensión acumulada en la lectura.

David Orange
David Orange ha escrito una novela que tiene un tratamiento angustioso de la violencia como arma y como defensa y que sería descorazonadora sino fuera por el atisbo de esperanza con el que saluda de tanto en tanto desde sus páginas gracias a pequeños gestos y detalles cariñosos de algunos de sus protagonistas que suponen un retazo de cielo azul visto desde el infierno.

El autor juega con habilidad con los tempos de las subtramas para mostrar como desde las campañas de adocenamiento publicitario hasta los posicionamientos de poder mundano que se creen que con dinero todo es posible, desde las relaciones de pareja hasta las convivencias familiares, en todas partes vive el engaño.

Explica como la publicidad insta a obtener felicidad; como el dinero se cree que puede comprarla; las parejas se piensan que es eterna y las familias la consideran implícita en su sino hasta el punto de que no tienen en consideración la repercusión de sus actos. Y resulta que la felicidad no es el que sino con quien.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Eran siete de Eden Phillpotts

Novela policiaca de corte tan clásico
como un chaqué.
La semana de Navidad el viejo, acaudalado y generoso Hannibal Knott tiene previsto, como suele ser habitual en esas fechas, acoger en su casa a sus siete sobrinos a los que piensa, como suele ser habitual, entregarles un regalo en forma de cheque bancario que les ayude a sobrellevar su día a día.

Los sobrinos son agradecidos pero visto como la fortuna de su anciano tío va menguando por su generosidad hacia sí mismo y terceros y las pocas ganas que muestra para dejar este mundo, sospechan que si siguen esperando a heredar de forma natural tal vez no quede nada y se plantean acelerar el proceso y permitirle una despedida indolora..

Eran siete demuestra que bajo la apariencia festiva de bondad que se presume inherente a la Navidad los sentimientos de envidia, egoísmo y rencor no dudan en asomar siempre que pueden llegando incluso a cometer un crimen si ha de ser el medio para obtener un fin.

Que el fin justifica el medio sería el axioma preferido por los heredereros, aunque no estemos ante un tío Gillito avaro y soberbio.

Un buen punto de partida para un misterio de habitación cerrada. Una buena selección de personajes. Una ambientación adecuada como son las fiestas navideñas. Todo listo para una lectura gozosa y sin embargo…

Las peroratas del viejo Hannibal Knott son de una densidad tal que el cerebro del oyente no puede por menos que empantanarse entre las largas frases y quedarse atascado y hundirse lentamente en la ciénaga de los párrafos.

Y lo que parecía una prerrogativa de su condición y su edad resulta ser el tono narrativo del autor que lo proyecta también en el resto de sus sobrinos eliminando cualquier rasgo idiosincrático de su personalidad, aparte de los pertenecientes a su físico.

Eden Philipotts
La novela empieza bien, continúa mejor y a falta de sesenta páginas se mete en un cenagal del que parece no saber cómo salir y lo consigue mediante un subterfugio, a modo de desenlace, tan tramposo como ingrato que logra igualar al lector con los sobrinos en capacidad de sorpresa, desconcierto y desilusión.

Es como si la pretensión del autor, Eden Phillpotts, hubiera cambiado a medio redactado optando por darle un giro en busca de otro final. Si así fuera se ocultan las razones que lo movieron y si no fue así es de lamentar que no lo hiciera.

La novela fue elegida con el numero 38 por Borges y Casares para su colección El séptimo círculo. Por algo sería.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Bajo los montes de Kolima de Lionel Davidson

Se vive como una experiencia con
gafas de realidad virtual.
Los viajeros, que no turistas, saben que lo importante es el viaje; llegar al destino es la meta final, pero en si misma es solo una consecuencia, buscada y deseada, pero sin el inicio ni el desarrollo no se habría producido.

Hay novelas en que lo importante también es el viaje; el inicio se precisa para poder avanzar y el final se presupone y por eso puede quedar relegado a especulación que no precisa confirmación. Casi tanto da como acabe lo importante es lo que pase en medio y cuanto más pase mejor. Y cuanto más sorpresivo sea más mejor.

Bajo los montes de Kolima es una novela viaje.

Johnny Porter, el protagonista, realiza un largo viaje, cambiando de medios de transporte y cruzando países y adoptando personalidades cambiantes a cada lugar y circunstancia, para contactar con un secreto laboratorio científico en Siberia desde donde se ha enviado un misterioso y fascinante mensaje.

Acceder a su interior, fuertemente vigilado y obtener información del científico que ha contactado y saber en qué se experimenta, es la misión que tiene encomendada. Una peligrosa acción de servicio secreto de espionaje.

Casi un McGuffin que permita narrar toda la fascinante odisea que debe superar el protagonista y explicar las relaciones que va construyendo, consolidando y destruyendo a lo largo de la misión.

Por suerte para él, Johnny Porter es un científico de matrícula capaz de desarrollar con éxito técnicas de supervivencia. Algo que parece una contradicción ya que no casan los arquetipos y sin embargo es lo menos sorprendente de todo el argumento.

Las peripecias que debe llevar a cabo requieren de todas sus habilidades, además de políglota necesita sus dotes de deportista, su capacidad de adaptación al medio y sus habilidades manuales.

Bajo los montes de Kolima es un potente thriller de espionaje, es una fascinante novela de aventuras y es una intensa y eterna historia de amor.

Lionel Davidson (1922 - 2009)
Lionel Davidson narra con tal minuciosidad y detalle que se diría que él ha sido el protagonista y no Johnny Porter de todas esas peripecias y que recogidas en un diario ha disfrazado de novela.

Pero ya tenga la proporción que tenga de imaginado, vivido en primera o tercera persona o visualizado a través de mapas y documentado de artículos  e imágenes del National Geographic, estamos ante una magnífica novela que permite experimentar un sinfín de sensaciones como muy pocas lo logran.

Y eso es mérito de un gran autor, lamentablemente fallecido.

No dejen escapar su lectura y prepárense para sentir y viajar como si vivieran una experiencia con gafas de realidad virtual.